Software

Facebook y sus novedades

Facebook está de cambios, de eso no hay duda.

Comenzamos por la inclusión del polémico timeline en las páginas. Aunque hasta ahora estaba disponible solo para los usuarios, ya puede activarse en las páginas. Entre sus mejoras encontramos la posibilidad de enviar y recibir mensajes a nombre de la página, y mejoras visuales a la hora de administrar la página.

También se ha presentado la aplicación de chat Messenger por ahora solo para Windows, próximamente para Mac. Además de chatear, nos permitirá estar al tanto de todas las notificaciones que recibamos.

Facebook tambíen está trabajando en las mejoras para administradores de páginas corporativas, incluyendo la posibilidad de otorgar diferentes privilegios, hasta 5 diferentes, aunque aun no sabemos con que permisos contarán. Esta mejora probablemente estará disponibles a finales de este mes de marzo.

Primer contacto con Windows 8 Consumer

Le hemos echado un vistazo a la última maravilla de los de Redmond. Con todas sus novedades, vemos hasta que punto es factible su aplicación en escritorio y sus capacidades generales para que vayáis abriendo boca. Os contamos nuestras impresiones sobre el nuevo sistema operativo de Microsoft, el denominado Windows 8 Consumer. Como es tradicional, estará disponible en varias versiones: estándar, Enterpise y Professional, tanto para 32 como 64 bits.

Nos hemos decantado por hacer una instalación virtual bajo VirtualBox, rápido y sencillo. Puedes encontrar la ISO para descargar junto con el código de activación aquí. Eso si no hay versión en castellano.

¿Que tiene de nuevo? Lo primero, este nuevo sistema operativo está pensado no solo para ordenadores tradicionales, sino también para tablets y otros dispositivos móviles. Esto se nota y mucho, ya que han renovado toda la interface tradicional en un nuevo menú denominado Metro, que abarca toda la pantalla. Al igual que un smartphone, nos muestra en iconos al más puro estilo de aplicaciones algunas de las funciones más utilizadas, como puede ser leer el correo, noticias RSS o el navegador, el tiempo y otras tantas aplicaciones. Además se puede utilizar con pantallas táctiles y hace uso de funciones de zoom y arrastrar.

Ahora nuestro perfil Live está completamente integrado en el sistema, al igual que el poder guardar y recuperar ficheros de la nube bajo los 25GB que automáticamente ya disponemos en Skydrive. También podremos conectar con cuentas de otros servicios o redes sociales, como facebook o twitter.

Al igual que una tablet o smartphone, disponemos de una store para descagar aplicaciones que se integran en la nueva interface Metro. Puede que la primera toma de contacto sea confusa, ya que ha desaparecido la barra inferior, el botón de inicio, y el própio escritorio está en segunda plano. Depende de cada usuario el juzgar si le gusta, pero no se puede negar que Microsoft se ha renovado por completo y ha enfocado su nuevo sistema operativo a las tendencias más actuales del mercado.

Por desgracia no hemos podido probarlo en un dispositivo táctil y disfrutar de todo su esplendor, y puede que la experiencia en un sobremesa nos sepa a poco. Lo que si podemos decir es que es algo nuevo, moderno y rápido.

 

 

Flash: el nuevo zombie

Hace unos años, publiqué un artículo sobre porqué no debía usarse flash en un sitio web, para construirlo propiamente dicho. El tiempo me terminó dando la razón, pero es que hay que recordar que, mirando hacia atrás, esa potente herramienta para hacer animación multimedia ha quedado reducido a un mero reproductor de vídeo y audio. Prácticamente lo que antes requería flash para intentar una animación de casi cualquier tipo puede hacerse ahora con jQuery o semejantes, y que decir tiene si nos metemos con HTML 5 y demás… ¿Ha muerto realmente Flash?

Llevamos meses escuchando esta retahíla y de hecho, parece que Adobe está más que dispuesta después de este anuncio, en que pregonaban que ya no iban a sacar nuevas versiones para dispositivos móviles. Ha faltado tiempo para que los enemigos acérrimos de este sistema hayan hecho leña del árbol caído. Las cosas no pintan bien para la F roja. Lo cierto es que la decrepitud del propio sistema se veía venir de lejos, desde hace años, tanto por dentro como por fuera.
(más…)

Estado actual de la web móvil

Los datos hablan por si mismos: los dispositivos de Apple son los reyes de la Internet vía dispositivos móviles y tablets. Los datos de NetMarketShare son claros en ese sentido y no dejan lugar a interpretaciones. Como vemos en este gráfico, los datos del último cuarto dan una victoria bastante abultada a los iPhones y los iPads, además de los otros gadgets de la compañía de la manzana. Opera tiene en los móviles su mercado principal ya que con respecto al pobre 4% de detenta en el escritorio, en el caso que nos ocupa alcanza un nada despreciable 20% con su Opera Mini, pero seguidos muy de cerca por Android con un 15%.

Cifras de los últimos tres meses en el mercado móvil.

En términos generales, la conclusión principal que podemos sacar de este contexto es que, aparte de que los dispositivos Apple están copando el mercado (aunque la gráfica de tendencias indica una disminución de su “share” con respecto a Java ME y Android, que crecen al unísono), es que para los desarrolladores, los dispositivos móviles se están convirtiendo en una necesidad más que una floritura. Cualquiera que haya navegado con una tablet se habrá dado cuenta de que en términos generales es muy parecido visual y funcionalmente a navegar con un equipo de sobremesa (que la pantalla sea más pequeña no es óbice para presentar adecuadamente los datos), aunque en el caso de los móviles, sobre todo en dispositivos de generación más antigua, las webs aún no se ven especialmente bien. Como nos recordó un cliente hace poco, la gente usa el móvil en la web de las formas más inverosímiles, incluso con aplicaciones que a priori no fueron creadas para su uso en estos dispositivos. Esto, unido al hecho de que cada vez hay mayor accesibilidad tanto en la calle como en los negocios, hace que el uso de la web móvil se esté generalizando cada vez más, y eso implica que los desarrolladores vamos a tener que considerar seriamente el incluir este tipo de dispositivos como un subconjunto más de compatibilidad añadido a los navegadores de escritorio. Con esto no decimos que estemos ante una “revolución” móvil que desbanque a los PCs, sino ante una forma de usar la web que se puede volver prominente a medio plazo.

¿Realmente hay que estar en la nube?

¿Toda la información ha de estar en la red?

Aparte de las modas que vienen y van, uno de los problemas que podemos tener en Internet es no distinguir una moda de una tendencia, y eso puede llevarnos a tener problemas importantes de cara al futuro de nuestro negocio. Eso pasa con las redes sociales y la “nube”. Distinguir si son moda o tendencia es importante, porque si actuamos por moda, tendremos unos resultados, y si actuamos por tendencia, tendremos otros. Es un problema que quiero analizar aquí, específicamente en la cuestión del “cloud computing” o “la nube”.

¿Qué es la “nube”? Eso es lo primero que hay que entender, porque muchas grandes empresas se han lanzado a ofrecernos esto como la panacea para todos los males de la gestión de la información empresarial y tenemos que ver hasta que punto es y no es cierto. La “nube” es básicamente un conjunto de servicios de computación (que no es otra cosa que gestión informatizada de la información) que tiene como objetivo aglutinar toda o casi toda la información en un sistema remoto (bien sea propio o ajeno), de forma que esa gestión unificada es practicable a nivel de organización y también por externos, como clientes y proveedores, de manera que puede jerarquizarse el acceso a esa información e incluso hacerla pública si nos parece interesante. Lo que debemos entender de esta definición es que nuestros datos van a estar en un sistema “etéreo” de información sobre el cual no vamos a tener ningún control (excepto si es un sistema enteramente gestionado por nosotros) y que tiene sus inconvenientes, como que el sistema falle por cualquier motivo y no sólo no podamos acceder a ellos temporalmente sino que incluso se pierdan completamente (algo así pasó no hace mucho con el sistema EC2 de Amazon), con lo que debemos revisar no sólo si nos interesa sino también las políticas de seguridad al respecto.

En general el cloud computing no es mala idea, sólo que hay que implementarla bien. Para una pequeña organización, probablemente no sea algo que les lleve por la calle de la amargura. Usar servicios básicos como Google Docs o Flickr puede ayudar a transaccionar datos con terceros, pero no es fundamental ni básico usar los servicios para todo. De hecho, puede ser un error, porque, ¿qué hacer si no se tiene acceso a la red? Nos quedaríamos sin gestión de datos durante unas horas, o días, como ha llegado a pasar. Y para una pequeña organización, introducir un entorno de cloud computing completo en la red interna es absurdo, ya que los TCO se hacen imposibles para el beneficio que se va a obtener. En las medianas empresas, tiene más sentido introducir una política de “nube” a nivel interno si se quiere invertir en los recursos necesarios para generar esa red de datos. No me meto en el nivel de gran empresa porque ellos ya viven en “su propio mundo”, en relación a este tema en particular. De hecho, no nos engañemos, esto de la “nube” prácticamente lo han inventado para la gran empresa.

En resumen, el hecho fundamental es que para lo que interesa a nivel de pequeña y mediana empresa, podemos generar una política de gestión de datos relativamente eficiente con un coste también relativamente bajo, y si usamos los productos eficientemente, tanto gratuitos como de pago, podemos sacarle mucho partido a la red, sobre todo si tenemos una buena política de copias de seguridad. Pero no olvidemos que confiar ciegamente en productos que no podemos controlar puede ser contraproducente para nosotros. Ante todo, siempre hay que mantener un control sobre la información de la empresa. De otra manera corremos riesgos innecesarios de los que nos podemos arrepentir en el futuro.

Minerva Software Factory